El Libertario
Derecho a la defensa propia.

"Un gobierno y sus agentes, como regla de principio fundamental, no tienen la obligación general de prestación de servicios públicos, tales como protección policial, a cualquier ciudadano particular." - F. Hannon, Juez del Tribunal Supremo de EUA

Tenemos derechos inalienables, el derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Inherente al ejercicio de esos derechos esta el derecho a la legítima defensa, por cualquier medio necesario. Los derechos inalienables a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad no tienen sentido alguno sin un derecho inalienable de defenderse —a si mismo, a su familia y su propiedad — de cualquier enemigo, nacional o extranjero.

Las armas en manos de los ciudadanos pueden ser utilizadas a discreción del individuo para la defensa del país, el derrocamiento de la tiranía o las defensa personal de la propiedad privada. Y solo usted como ciudadano puede decidir como ejercerlo.

No existe el “deber de proteger” de la policia:

  • Warren v. District of Columbia (444 A.2d. 1, D.C. Ct. of Ap. 1981) sostuvo lo anterior y declaro que “la policía no tiene el deber jurídico específico de brindar protección individual” aun cuando el despachador prometa que ya la ayuda va en camino; y que: “la policía sólo tiene la obligación general de proporcionar servicios al público en general; y que de no existir previo acuerdo, el elemento de negligencia no puede ser satisfecho.”

Protegerte de daños es tu responsabilidad como ciudadano e individuo. El numero de la fuerza policíaca en Puerto Rico es de aprox. 17,000 lo que da como resultado 1 policía por cada 217 ciudadanos. Con menos de una sexta parte de la fuerza activa en cualquier momento para patrullaje y prevención; es un numero relativamente bajo y la probabilidad de que puedan protegerte en un momento particular es muy baja o casi nula. Querer dar esta responsabilidad al estado y su gobierno, es simplemente inexigible, el estado no puede proveer seguridad en todo momento y a todas horas.

La policía no puede detener a un intruso, ladrón, acosador, secuestrador, violador o asesino de hacerle daño o quitarle su propiedad, su libertad o su vida. Pueden perseguirlo y detenerle sólo después de haberle robado, herido, secuestrado o matado a usted o alguien más. Usted esta mucho menos propenso a ser herido en una sociedad donde haya muchos propietarios de armas de fuego que en una donde los ciudadanos están desarmados - incluso si usted no es dueño de un arma de fuego.

Tienes el “derecho constitucional” a armarte:

  • “District of Columbia v. Heller”, 554 U.S. 570 (2008), “La Segunda Enmienda protege el derecho individual a poseer un arma de fuego sin relación con el servicio en una milicia, y usar ese arma para propósitos tradicionalmente legales, como la autodefensa dentro del hogar.”

La Corte Suprema de Justicia aclaró que la propiedad de armas es un derecho individual. Lamentablemente, el derecho fundamental a la auto-protección ha sido repetidamente violado por todos los niveles de gobierno, sobre todo aquí en Puerto Rico. Haciendo el proceso prohibitivamente costoso, engorroso y burocrático.

Afirmamos el derecho individual; reconocido por la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América, de todo ciudadano libre a poseer y portar armas.

Tienes el “deber y derecho” de protegerte:

  • Beard v. United States, 158 U.S. 550 (1895) “Un hombre asaltado en su propio espacio, sin provocación, por una persona armada con un arma mortal y, al parecer atentando contra su vida no está obligado a retirarse, pero puede mantenerse firme y defenderse con los medios que estén bajo su control, siempre y cuando no haya la intención previa de su parte para matar a su asaltante, y sin ningún propósito de hacer cualquier cosa más allá de lo necesario para poder salvar su propia vida. No es culpable de asesinato u homicidio si los resultados de la muerte a su asaltante resulta en tales circunstancias.”

Apoyamos la doctrina del “castle law” y la clausula de “stand your ground”, que libera expresamente a los ocupantes de la casa de cualquier obligación de retroceder o anunciar su intención de emplear la fuerza letal; antes de que pueda ser legalmente justificable hacerlo, para poder defenderse. Y que el defensor no tiene ningún requisito impuesto o de otro tipo, a abandonar un lugar en el que tenga un derecho a estar, o ceder espacio contra un asaltante. Y que no debe haber obligación de retirarse de cualquier lugar en que el defensor pueda estar legalmente.

Esta doctrina queda establecida en la jurisprudencia federal de USA en el que se afirma la legítima defensa contra una acusación de homicidio criminal, por invasion o asalto.

El único uso legítimo de la fuerza está en la defensa de los derechos individuales (a la vida, la libertad y la propiedad) en contra de la agresión. Esto es un derecho inherente e inalienable en cada individuo; y este puede aceptar ser ayudado por cualquier otra persona o grupo, para cumplirlo.

 

Nos oponemos inequívoca y terminantemente a la persecución de los ciudadanos por ejercer su derecho a defenderse -con fuerza letal- cuando su vida, su familia y propiedad se vean amenazadas.

Nos oponemos a todas las leyes, en cualquier nivel de gobierno, que requieran el registro de armas de fuego o restringir la propiedad, fabricación, transferencia o venta de armas de fuego o municiones.

Si usted está buscando un partido político que hace lo que dice; acerca de los derechos individuales y la responsabilidad personal, he encontrado el correcto.

© Partido Libertario de Puerto Rico